15 agosto 2015

1914: ¿Por qué perjudica Claudio Ptolomeo a los testigos de Jehová? (11/16)

El canon de Claudio Ptolomeo: todos los eruditos concuerdan que la precisión de este canon es muy alta, nadie duda excepto la Watchtower/testigos de Jehová, que las fechas suministradas tienen sólida base. Este canon da pruebas con fundamento de que la cronología de la Watchtower es errónea y anula sus argumentos para fechar 20 años más atrás la caída de Jerusalén. Es este el motivo por el cual la Watchtower intenta de manera deshonesta desacreditar este canon que les hace mucho daño.

“Tolomeo compiló su lista unos 600 años después de finalizar el período neobabilónico. Entonces, ¿cómo determinó la fecha en que el primer rey de su lista comenzó a regir? Tolomeo explicó que empleó cálculos astronómicos —en parte basados en eclipses lunares⁠— “para calcular cuándo comenzó el reinado de Nabonasar”, el primer monarca de su lista. [NOTA 4] Almagest, III, 7, traducido por G. J. Toomer, en Ptolemy’s Almagest, publicado en 1998, página 166. Tolomeo sabía que los babilonios podían calcular matemáticamente eclipses pasados y futuros, pues habían descubierto que cada 18 años se repiten eclipses similares (Almagest, IV, 2).” — Atalaya del 1 de octubre de 2011, página 30.

La nota “4” es un comentario que demuestra falta de conocimiento técnico, astronómico e histórico, porque con el sistema de saros solo se sabía que 18 años después de haber visualizado un eclipse otro similar se produciría. ¿Por qué? Porque no son 18 años exactos, son 18 años, 11 días y 8 horas debido al conjunto del movimiento orbital de la Tierra-Luna no es circular. Este desfase de 8 horas hace que el eclipse lunar (o solar) se produzca en distintas latitudes y horarios en su segunda aparición, por este motivo en muchas tablillas se mencionan eclipses lunares seguidos del término “omitido” (no observado) a saber se había pronosticado por cálculo pero no fue visible en esa latitud. Así que la expresión “podían calcular matemáticamente eclipses pasados” es incorrecta.

¿Hay diferencias entre la lista de Tolomeo y los textos cuneiformes? En el recuadro de abajo, titulado “Diferencias entre el Canon de Tolomeo y las tablillas antiguas”, se compara una porción del Canon con un documento cuneiforme. Observe que Tolomeo solo anotó 4 reyes entre los gobernantes babilónicos Kandalanu y Nabonido. Sin embargo, en el texto cuneiforme que contiene la lista de reyes de Uruk aparecen 7 reyes en ese mismo período. ¿Acaso esos reinados fueron breves e insignificantes? Según varias tablillas administrativas cuneiformes, uno de ellos duró 7 años. Los documentos cuneiformes también indican que antes del reinado de Nabopolasar (el primer rey del período neobabilónico), otro rey (Ashur-etil-ilani) gobernó 4 años en Babilonia. Además, durante más de un año el país no tuvo ningún rey. Ninguno de estos datos figura en el Canon de Tolomeo. ¿Por qué omitió Tolomeo a algunos monarcas? Al parecer, no creía que fueran legítimos gobernantes de Babilonia. Por ejemplo, excluyó a Labasi-Marduk, un rey neobabilónico. No obstante, existen documentos cuneiformes que confirman que los reyes omitidos por Tolomeo sí gobernaron Babilonia.” — Atalaya del 1 de octubre de 2011, página 30.

“La rápida caída del imperio asirio fue anteriormente atribuida a la derrota militar, aunque nunca quedó claro cómo los medos y los babilonios solos podrían haber logrado esto. Trabajos más recientes han establecido que después de 635 a.E.C., se produjo una guerra civil, lo que debilita el imperio de modo que ya no podían ponerse de pie contra un enemigo extranjero. Asurbanipal tenía 2 hijos gemelos. Ashur-etel-ilani fue nombrado sucesor al trono, pero a su hermano gemelo Sin-shar-ishkun no lo reconocieron. La lucha entre ellos y sus partidarios obligó al viejo rey a retirarse a Harran, en el año 632 a.E.C., a más tardar, tal vez en el poder desde allí sobre la parte occidental del imperio hasta su muerte en 627 a.E.C. Ashur-etel-ilani gobernando en Asiria de alrededor de 633 a.E.C., pero un general, Sin-shum-lisher, pronto se rebeló contra él y se proclamó la lucha contra el rey.” — Enciclopedia Británica.

Es aquí cuando aparece Nabopolasar el caldeo y aprovechando la confusión y debilidad de Asiria, se hace con el control de Babilonia en 625 a.E.C. Así que estos reyes asirios ejercieron control sobre estos territorios por muy poco tiempo, como lo muestra la tabla: A.K. Grayson, 'Assyrian and Babylonian King Lists,' in: Lišan mithurti. (Festschrift Von Soden) (Kevelaer : Neukirchen-Vluyn : Butzon & Bercker; 1969) Plate III. En donde vemos que los dominios completos de estos dos monarcas en territorio caldeo duró un máximo de un año. Pero se tiene constancia, por registros arqueológicos (BM25127) que hubo un control parcial, en las ciudades de Nippur, Sippar, Uruk, Borsippa, Kutha, pero no en la capital Babilonia. Así que Nabopolasar necesitó algunos años para hacerse con el poder completo de todo el territorio, estas ciudades entonces pasaron alternativamente entre Nabopolasar y los monarcas asirios, durante algunos años ganando y perdiendo territorio. Es este el motivo por el cual aparezcan documentos de carácter económicos y administrativos con sus nombres, sin embargo su reinado siempre fue sobre Asiria y no sobre Babilonia que tomó un rumbo independiente.

Algunos expertos sostienen que Tolomeo —quien supuestamente solo registró reyes de Babilonia⁠— omitió ciertos monarcas porque ostentaban el título de rey de Asiria. Pero como muestra el recuadro de la página 30, algunos gobernantes del Canon de Tolomeo también aparecen con ese título. Diversas tablillas administrativas, cartas cuneiformes e inscripciones prueban que Ashur-etil-ilani, Sin-shumu-lishir y Sin-shar-ishkun reinaron en Babilonia.” — Atalaya del 1 de octubre de 2011, página 31.

“Hasta donde yo conozco bien, de estos 4 contendores por el control de Babilonia sólo Nabopolasar utilizó alguna vez el título: ‘rey de Babilonia’ ó ‘rey de la tierra de Sumer y Akkad’, ó se le llamó el ‘rey de Babilonia’ en las fórmulas de las fechas de textos económicos babilónicos. En estos textos económicos, a Aššur-etil-ilāni, Sin-šumu-lišir, y Sin-šarra-iškun se les llamó ya sea el ‘rey de Asiria’, ‘rey de (todas) las tierras’, el ‘rey del mundo’, ó simplemente ‘rey’. Los escribas babilónicos obviamente deseaban evitar afirmar que cualquiera de estos 3 fue un verdadero rey de Babilonia.” — Dr. Grant Frame, en Babylonia 689-627 B.C. (Leiden: Nederlands Historisch-Archaeologisch Instituut, 1992), página 213.

“Asurbanipal fue sucedido como regente de Asiria por su hijo Aššur-etel-ilāni (ó Aššur-etelli-ilāni). Ninguna de las inscripciones alguna vez llama a Aššur-etel-ilāni ‘rey de Babilonia’, ni ‘virrey de Babilonia’, ni el ‘rey de la tierra de Sumer y Akkad’, ni tampoco él está incluido en las diversas listas de reyes de Babilonia, las cuales ponen a Sin-šumu-lišir o Nabopolasar después de Kandalanu. Sin embargo, hay un número de inscripciones reales de Aššur-etel-ilāni que sí vienen de Babilonia y describen las acciones en esa tierra y por eso éstos deben ser incluidos aquí. Más de diez textos económicos fechados por sus años de reinado como ‘rey de Asiria’ o ‘rey de las tierras’ vienen de Nippur y éstos atestiguan en cuanto a su asentamiento, en el primero, segundo, tercero, y cuarto año.” — Dr. Grant Frame, en Regente de Babilonia. Desde la Segunda Dinastía de Isin hasta el Final de la Dominación Asiria, (1157-612 BC) (Toronto, Buffalo, London: Univeristy of Toronto Press, 1995), página 261.

“Como un ejemplo, la tablilla VAT13142 llama a Aššur-etel-ilāni: “rey del mundo (y) el rey de Asiria, el hijo de Asurbanipal, rey del mundo (y) el rey de Asiria.” — Dr. Grant Frame, 1995, página 264.

Sin-šumu-lišir, un general organiza una revuelta aprovechando la situación y se proclama rey por poco tiempo (meses) incluido el territorio de Babilonia.

“Ninguna inscripción real de Babilonia atestigua de Sin-šumu-lišir. Por lo menos 7 textos económicos babilónicos (incluyendo 4 de Babilonia y 1 de Nippur) están fechados por su año de asentamiento. En éstos a él, ya sea, no se le da ningún título, ni se le llama ‘rey de Asiria’ ni simplemente ‘rey’.” — Dr. Grant Frame, 1995, página 269.

“Las fechas legibles en las tablillas fechadas a Sin-šumu-lišir son sólo de los meses 3 y 5 de su año de asentamiento. La lista de reyes de Uruk les otorga un año “sin reinado” después de la muerte de Kandalanu en el 627 a.E.C. (la última tablilla antes de su muerte está fechada al mes 3, es decir, mayo/junio) a “Sin-šumu-lišir y Sin-šarra-iškun” en conjunto, indudablemente puesto que ambos estaban luchando por retener el control asirio de Babilonia ese año (626 a.E.C.). Si ambos eran reyes por ese año, ya eso es otra cuestión. Es conocido por las inscripciones cuneiformes contemporáneas que Aššur-etel-ilāni, y no Sin-šarra-iškun, fue el sucesor inmediato de Asurbanipal. Esta información es proporcionada en una tablilla cuneiforme designada KAV 182 IV.” — Joan Oates, Cronología Asiría, 631-612 a.E.C., Irak, volumen 27 (1965), página 135.

Sin-šarra-iškun, hijo legítimo y heredero de la corona de Asiria se hace con el control al volver de la batalla en Nippur, quitando al usurpador y toda Babilonia es regida por él unos meses.

“El último rey asirio en ejercer cualquier control en la menor parte de Babilonia fue Sin-šarra-iškun, un hijo de Asurbanipal. Exactamente cuando él se hizo rey de Asiria y cuándo él sostuvo autoridad sobre Babilonia no está claro, pero su reinado en Asiria finalizó en el 612 a.E.C. Sólo la lista de reyes de Uruk lo incluye entre los regentes de Babilonia, asignando el año que siguió al reinado de Kandalanu y precediendo al reinado de Nabopolasar.” — (626 a.E.C.) a Sin-šumu-lišir y Sin-šarra-iškun conjuntamente, Grayson, RLA 6/1-2 [1980] la página 97.

Ninguna inscripción conocida le da el título de ‘rey de Babilonia’, ni ‘virrey de Babilonia, ni el ‘rey de la tierra de Sumer y Akkad’... Ninguna inscripción real babilónica atestiguan sobre Sin-šarra-iškun, y sus inscripciones asirias serán editadas en otra parte en la serie del RIM [‘Inscripciones Reales de Mesopotamia’ por sus siglas en inglés] (como A.0.116). Aproximadamente 60 textos económicos fueron fechados por sus años de regido a Babilonia. Éstos indican que él controló a Babilonia, Nippur, Sippar, y Uruk; los textos más antiguos vienen de su año de asentamiento y los últimos de su séptimo año. Sin embargo, ninguno de estos textos económicos, le da el título de ‘rey de Babilonia’; a él en cambio se le llama ‘rey de Asiría’, ‘rey de las tierras’, y ‘rey del mundo’.” — Dr. Grant Frame, 1995, página 270.

Es este el momento en que un general caldeo llamado Nabopolasar se hace con el control de Babilonia y al poco tiempo (625 a.E.C.) es coronado rey. Nabopolasar toma la ciudad de Babilonia al poco tiempo de que Sin-shar-ishkun había recuperado el reinado y lo expulsa de la ciudad de Babilonia, pero Sin-shar continúa reinando sobre Nínive (Asiria) hasta su caída en 612 a.E.C.

Esta tablilla (BM25127) certifica que hubo un control parcial, en las ciudades de Nippur, Sippar, y Uruk, pero no en la capital Babilonia. La crónica describe algunas batallas entre las dos potencias, que intentan recuperar terreno entre las diversas ciudades que componían el territorio de Babilonia, Nippur, Sippar y Uruk y una incursión asiria a la capital.

Línea 3 dice: “La guarnición de la Sin-Sarra-iškun huyó a Asiria.
Línea 14 menciona que hubo un año sin rey (626 a.E.C.).
Línea 15 relata cuando Nabopolasar asciende al trono en Babilonia (625 a.E.C.).

Luego se menciona a un rebelde que podría ser Sin-šumu-lišir

29 El tercer año (623/622 a.E.C.): En el día 8 del mes [...] Der rebeló contra Asiria. A los 15 días del mes Tašrîtu [11 de octubre]
30 [el general asirio] Itti-ili unió a la batalla con Nippur. Después el rey de Asiria fue a Akkad.
31 con sus tropas y tomó posesión de Der; het sacó los tesoros y los envió a Nippur.
32 Él persiguió Itti-ili, ¿devastado Uruk?, Y establecer una guarnición en Nippur.
38 El rebelde rey [...]
39 100 días [...]


Vemos como la línea 32 menciona que Nippur estaba bajo control asirio. Así que el canon de Ptolomeo todo esto lo omite, asignando un año más a Kandalanu y mencionando como sucesor a Nabopolasar. Esto generaría un año de error histórico pero no cronológico. Pero la lista de Uruk asigna este año a los dos reyes asirios mencionados, que aunque ya no tenían control de la capital (Akkad) aun mantendrían su poder sobre otras ciudades caldeas que poco a poco Nabopolasar fue recuperando.

Esta crónica (BM21901) aporta información para determinar el último año de Sin-sar-iškun (el segundo hijo de Asurbanipal, con la caída de Asiria a manos de Nabopolasar en 612 a.E.C.:

“Año 14 [612 a.E.C.]: El rey de Akkad (Nabopolasar) reunió su ejército y marchó a Asiria. El rey de los medos marcharon hacia el rey de Akkad y se encontraron uno al otro en [...] u. El rey de Akkad y su ejército cruzaron el río Tigris, Ciaxares tenía que cruzar el Radanu, y marcharon a lo largo de la orilla del Tigris. En el mes Simanu, el día n[...], acamparon frente a Nínive. A partir del mes Simanu hasta el mes de Abu -durante 3 meses- se sometió a la ciudad a un duro asedio. En el día [...] del mes Abu infligieron una gran derrota a un gran pueblo. En ese momento Sin-sar-iškun, rey de Asiria, murió. Se llevaron el gran botín de la ciudad y el templo, convirtió la ciudad en un montón de ruinas [...] de Asiria escapando del enemigo y, salvó su vida, postrándose a los pies del rey de Akkad.”

Con toda esta documentación probamos que el canon real de Ptolomeo es bastante exacto y que estos reyes no desvirtúan su autenticidad.

“Claudio Ptolomeo era un astrónomo griego que vivió en el siglo 2 E.C., o unos 600 años después de acabar el periodo babilónico. Su canon, o lista de reyes, está relacionado con una obra de astronomía que hizo. La mayoría de los historiadores modernos aceptan la información de Ptolomeo sobre los reyes Neobabilonios y la duración de sus reinados. Ptolomeo debió basar su información histórica en fuentes del periodo seléucida, que empezó más de 250 años después de la conquista de Babilonia por Ciro. Por lo tanto, no sorprende que los datos de Ptolomeo concuerden con los de Beroso, sacerdote babilonio de la época seléucida.” — Perspicacia, volumen 1, página 592.

Como se puede ver, la Watchtower desacredita una información técnica basando sus argumentos en meras suposiciones y es que una obra técnica solo puede ser refutada con un argumento técnico, el decir que su información podría haber sido recopilada de documentos del periodo seléucida no es una razón válida para desacreditar este canon que está apoyado por 21 eclipses lunares. Luego deberíamos preguntarnos si los documentos y listados de reyes que existían en archivos (en Esagila, templo del dios supremo Marduk) en la época seléucida tenían que estar adulterados. ¿Por qué? ¿Porque habían pasado 250 años? La Watchtower dice: “Ptolomeo debió basar su información histórica en fuentes del periodo seléucida”, fíjense que dicen debió, pero ¿dónde están las pruebas y las fuentes que acrediten que esto sea verdad? No las presentan, ¿no es esto acaso una forma deshonesta de manipular la información? La Watchtower no presenta ningún argumento técnico que pueda demostrar que el listado de los reyes y los años de reinados contengan errores. El hecho que la lista real coincida con la lista de Beroso, no es prueba de que Ptolomeo haya copiado la información de este sacerdote caldeo, más bien reafirma a que la lista es auténtica y que ambos las confeccionaron consultando antiguos registros.

“¿Hay alguna oportunidad que lo del canon fuese falso? Durante 4 siglos, hasta el presente, el canon ha pasado a través de incalculables contactos con innumerables fuentes individuales. Y hasta donde yo tenga conocimiento, nadie alguna vez ha encontrado ninguna seria razón para sospechar que lo del canon no es verdadero. Por consiguiente, entretanto se ha desarrollado durante siglos un tipo de sentido común sobre la veracidad del canon. Este sentido común, en mi opinión, garantiza que el canon permanecerá siendo fundamental para la antigua cronología.” — Tendencias Modernas en la Egiptología Europea: Los documentos de una sesión sostenida en la Asociación Europea de Arqueólogos, Novena Reunión Anual en St. Petersburg en 2003 (British Archaeological Reports S1448). Oxford: Archaeopress, páginas 53-62.

La lista de reyes de Beroso se extiende hasta los reinados de reyes mitológicos. En su segundo libro, menciona a 10 legendarios reyes que han gobernado antes del mencionado diluvio relatado por él. Después de esta historia, Beroso sigue su lista con varios reyes y sabios, hasta que llega al reinado de Nabu-Nasir (747 a.E.C.  734 a.E.C.). El último libro contiene una lista histórica probada de varios reyes de Asiria y Babilonia, todo desde una perspectiva babilónica. Beroso no menciona ningún eclipse, pero sí los periodos de años de reinados y sus reyes. La lista real de Ptolomeo no incluye estos reyes anti-diluvianos y se sincroniza con Beroso comenzando con Nabonasar (o Nabu-Nasir) en el año 747 a.E.C. La parte más exacta de la lista se obtiene para el periodo Neobabilónico. Ptolomeo escribió una obra llamada Síntasis Matemática que fue el tratado autorizado sobre la astronomía por 1,400 años, hasta que fue desplazada por la teoría heliocéntrica de Copérnico en la Edad Media. Contiene informaciones en cuanto a numerosos eclipses y otros fenómenos celestes, fechados en años de la era Nabonasar, día y hora según el antiguo calendario egipcio. Se registran 21 eclipses lunares observados en un periodo de casi 900 años, muchos de los cuales llevan el año del reinado de diversos reyes. Como una especie de apéndice del Almagesto, está el canon de Ptolomeo, o lista de reyes, donde se enumeran los reyes consecutivos de Babilonia, Medo Persia, Macedonia y Roma, con la duración de sus reinados y las cifras entre las observaciones mencionadas en el Almagesto.

El calendario egipcio constaba de 365 días, pero no era corregido con los años bisiestos, por lo tanto su comienzo ocurría un día antes cada 4 años del calendario juliano, y nuevamente pasaba paulatinamente por todas las estaciones del año. Esto es lo que hace posible dar fechas del calendario juliano con relación al egipcio. El primer rey de la lista es Nabonasar en el primer día del mes de Thoth, año nuevo egipcio de esa época. El canon menciona intervalos de años de reinados y los va sumando dando un total completo de años llamados “era”.
Los años que se van sumando son identificados hoy día por los cronólogos como “era Nabonasar”. Para poder poner fechas se debe recurrir al Almagesto en donde encontraremos eclipses fechados con el calendario egipcio, estos nos indican la fecha en años totales de la lista, mes y día egipcio y su correspondencia con el año en curso de un rey, emperador o gobernador, la hora, el tanto por ciento ocultado de la Luna y el lugar de observación, estos datos son suficientes para poder fechar toda la lista completa. Almagesto, libro 5, capítulo 14:

“Séptimo año de Cambises; (total años acumulados “era Nabonasar” año 225) día y mes egipcio = 17/18 Paremhotep; la Luna fue eclipsada la mitad de su diámetro desde el norte a una hora antes de la medianoche en Babilonia.”

Es necesario hacer la conversión de la fecha dada del calendario egipcio al juliano, la cual es el 16 de julio de 523 a.E.C. La puesta del Sol en Babilonia se produjo a las 4:00 p.m., y el eclipse comenzó a las 6:30 p.m., el máximo se alcanzó a las 8:30 p.m., y terminó a las 10:30 p.m., fue uno parcial. Este eclipse también está registrado en la tablilla de arcilla: Strm Kambys 400 que la Watchtower utiliza para armonizar la cronología babilónica con la bíblica, según ellos.


Eclipse lunar del 16 de julio de 523 a.E.C.

¿Cómo se fecha toda la lista? El eclipse lunar del 19 de marzo del 721 a.E.C., fue total, marca el primer año de Mardokempad que reinó por 12 años.
Eclipse lunar del 19 de marzo de 721 a.E.C.

El siguiente rey Arkeán, se le fecharía como primer año, “era Nabonasar año 39” (709 a.E.C., en el calendario juliano). De esta forma y con la información de otros eclipses más, llegamos a fechar la lista completa. Ptolomeo escribió muchos siglos después de haber ocurrido los eclipses que registró y tuvo que basarse en copias de documentos astronómicos de los cuales obtuvo la información original. La cronología del canon armoniza con el año 37 del reinado de Nabucodonosor (568 a.E.C.) que está fijado por el diario astronómico VAT4956, aunque no figura este año en el Almagesto. Concuerda también con otro eclipse del reinado anterior, y con tres más durante el reinado de Mardokempad (Marduk-apal-iddin, o Merodac-baladán de la Biblia). El primero de estos eclipses ocurrió sólo 26 años después del comienzo del canon. Ya que el números de años desde este punto hasta el primer año de Nabonasar concuerda con la crónica de Babilonia y la “lista de reyes babilónicos” (las dos halladas inscritas en tablillas de arcilla), puede considerarse que el canon de Ptolomeo nos proporciona fechas con bastante precisión desde el año 747 a.E.C. Además, tanto las “listas de reyes asirios” como las listas limmu asirias, a veces llamados Epónimos, concuerdan con la duración de los reinados mencionados por Ptolomeo, en todos los casos en que estas listas del último periodo del imperio asirio se superponen con la primera sección del canon, cuyas fechas se fijan por eclipses.

“La cronología absoluta del primer grupo de reyes babilónicos es fácil de establecer ya que, como se ha mencionado, Ptolomeo cita el informe de un eclipse para el tiempo del rey Mardokempados [el Merodac-Baladán II bíblico, en Isaías 39:1]. Aun más importante, esta cronología absoluta ha sido confirmada independientemente por los textos cuneiformes de Babilonia que contienen observaciones astronómicas. Éstos numeran más de 1,000 piezas de observaciones diarias astronómicas de posiciones y fases de la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno, empezando alrededor del 650 a.E.C. y en continuo, aumentando cuantiosamente los números, hasta dentro del primer siglo antes del principio de nuestra era. Gracias a estos diarios astronómicos, se han establecido numerosos solapados con la lista real en las Tablas Manuales de Teón, estando siempre de acuerdo. En otros casos, las longitudes de los reinados de reyes individuales en la lista real de Teón pueden ser confirmados con un estudio cuidadoso de las fechas que contienen los textos económicos y administrativos contemporáneos encontrados en Babilonia; esto es posible ya que para las partes del periodo cubiertas por la lista real, tenemos demasiados de estos textos los cuales promedian casi uno por cada día. De esta manera, —a saber, usando la lista real de Teón, los diarios astronómicos babilónicos, y las tablillas babilónicas fechadas— uno puede establecer confiadamente la cronología absoluta tan atrás como a mediados del octavo siglo a.E.C., es decir, al reinado del rey Nabonasar de Babilonia. — A. J. Sachs, fechado absoluto de los archivos de Mesopotamia, Transacciones Filosóficas de la Sociedad Real de Londres, Ser. A, volumen 26, de 1971 página 20.

El eclipse lunar del año 523 a.E.C., que hemos visto en el ejemplo visual, marcando el séptimo año de Cambises (523 a.E.C.), sirve para calcular la fecha de la caída de Babilonia en el año 539 a.E.C.

“Una tablilla de arcilla babilonia ha sido útil para relacionar la cronología babilonia con la bíblica. Esa tablilla contiene la siguiente información astronómica correspondiente al año séptimo de Cambises II, hijo de Ciro II: “Año 7, Tammuz, noche del 14, 1 2/3 horas dobles [3 horas y 20 minutos] después que vino la noche, un eclipse lunar; visible en todo su curso; llegó a la mitad norte del disco [de la luna]. Tebet, noche del 14, dos horas dobles y media [5 horas] en la noche antes de la mañana [en la última parte de la noche], el disco de la luna se eclipsó; todo el curso visible; el eclipse llegó a las partes norte y sur”. (Inschriften von Cambyses, König von Babylon, de J. N. Strassmaier, Leipzig, 1890, núm. 400, líneas 45-48; Sternkunde und Sterndienst in Babel, de F. X. Kugler, Münster, 1907, vol. 1, páginas 70, 71). Estos dos eclipses lunares podrían identificarse con los que fueron visibles en Babilonia el 16 de julio de 523 a.E.C., y el 10 de enero de 522 a.E.C. (Canon of Eclipses, de Oppolzer, traducción al inglés de O. Gingerich, 1962, páginas 335.) Por tanto, esta tablilla parece indicar que el séptimo año de Cambises II empezó en la primavera de 523 a.E.C. Como el séptimo año de Cambises II empezó en la primavera de 523 a.E.C., su primer año de reinado fue el 529 a.E.C., y su año de ascenso y último año de Ciro II como rey de Babilonia fue el 530 a.E.C.— Perspicacia, volumen 1, página 590.
Eclipse lunar del 10 de enero de 522 a.E.C.

Según nuestro calendario, la Luna llena (único momento cuando puede ocurrir un eclipse lunar) cae en la misma fecha sólo una vez cada 18 años (ciclos de saros). En el calendario egipcio de Ptolomeo, con su retroceso gradual, una fecha de Luna llena no podría repetirse sino después de 25 años. Puesto que no es posible que haya más de dos elipses lunares en las 12 o 13 fechas en que hay Luna llena en el año, se reduce aún más la posibilidad de que se produzca una duplicación. Por eso no puede haber duda en cuanto a las fechas de los eclipses mencionados por Ptolomeo. Uno de los argumentos utilizados por la Watchtower es que Ptolomeo copió la lista de reyes y luego calculó los eclipses. Hay varias razones por lo cual esto no puede ser posible:
  1. En un periodo de casi 900 años solo menciona 21 eclipses lunares.
  2. Aunque el Almagesto contiene cálculos en su obra “teoría del movimiento lunar”, que permitía calcular en aquella época y fechar eclipses lunares pasados y futuros, estos cálculos no permitían determinar la fase de ocultación lunar o tanto por ciento de sombra en eclipses parciales. Este dato es dado con suma precisión en los 18 eclipses mencionados de los 21 registrados (86%). Esto bloquea totalmente las pretensiones de la Watchtower que dice que estos eclipses fueron calculados por Ptolomeo.
  3. Tal y como describe los eclipses en su registro demuestra que han sido observados. Ptolomeo obtuvo estos datos directamente de antiguos registros, recalculando las fechas a su era de Nabonasar. Esto puede haber sido fácilmente hecho en base de la relación entre las diferentes eras las cuales son listadas en el Almagesto.
La Watchtower es una organización que solo se dedica a difamar y distorsionar información, ¿es éste el motivo por el cuál piensa que los demás son igual que ella? En el próximo artículo analizaremos los Epónimos o lista de reyes asirios que bloquea el intento de los testigos de Jehová en dañar la cronología de los reyes asirios para encajar el año 1914 E.C.

Reacciones: